Su mirada

Esa mañana sintió una mirada frente a su cuerpo, de esas que recorrían su ser de arriba a abajo, de esas que examinan hasta el último milímetro de piel. Pero no era de esas miradas que te hacen sentir, que te hacen arquearte. Todo lo contrario. Sintió que no era la de él y simplemente no le gustó.

Quería que la única mirada que se clavara en su piel morena fuera la suya. Que ningún otro si quisiera sintiera ganas de hacerlo, de posar sus ojos en ella…

hombre-mirando-a-mujer
Una mirada que no era la suya…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s