Nuestro (mi) ángel

Eras y eres nuestro (mi) ángel. Te arrebataron la vida como si no te perteneciera. Como si fuera suya.

Hace más de 20 años que lloramos tu pérdida, y aún hoy tengo en la mente tu bella sonrisa, tu cálida voz, tu ternura, tu dulzura, tus enseñanzas. Porque no es que te dedicaras a eso, es que eras la viva imagen de la amabilidad hecha persona, y por eso tu trabajo parecía tan fácil para ti, y tan valorado por los que estábamos al otro lado del pupitre.

Esta noche, sin razón quizás, has vuelto a mi memoria. Entre la inquietud de la noche y el sueño a ratos, he recordado aquel día en que, entre los propios alumnos, nos fuimos avisando de que te habían encontrado sin vida, de que te habían arrebatado la vida. Quizás de quien menos lo esperabas.

Ya no estábamos en el colegio, donde te conocimos, pero en el instituto, aquellos que estábamos en contacto, nos fuimos contando la historia, y acudimos a saber qué había pasado. Sin creerlo, sin poder hablar, con sollozos en la garganta, fuimos conociendo datos.

Y ver a tanta gente con la misma sensación no alivió nuestra desazón, sino todo lo contrario, nos derrumbó un poco más. Porque teníamos la esperanza de que no fuera cierto, de que se habían equivocado. Queríamos verte de nuevo, un día más, por el colegio, paseando.

Fue la primera vez que me enfrenté a eso que ahora llaman la lacra del siglo XXI (aunque esto que cuento fuera del siglo anterior, que no está tan lejos como parece). La impotencia, la rabia, el coraje, se instaló en los que te valorábamos tanto. En los que te habíamos conocido y te queríamos. Y lo peor es que no podíamos creerlo. No queríamos creerlo.

Porque no solo fuiste una buena profesora, sino una bella persona, alguien a quien se podía confiar cualquier cosa.

Esta noche no dejaba de ver tu rostro, tu pelo siempre recogido con hebillas, ese pelo semi ondulado y formando una media melena. Tu sonrisa siempre instalada en tu boca, enmarcando tu cara. Esas facciones bonitas y a la vez tan calmadas que no solo provocaban respeto, sino confianza. Ese acento tan particular, y tu belleza natural.

Hace demasiados años, pero no podré olvidarme de ese ángel que se fue (no porque quisiera ni lo buscara) tan pronto, demasiado pronto. No sé por qué has entrado esta noche en mi desvelo, pero estoy segura que alguna razón habrá. Me alegra comprobar que no me olvido de ti, como no lo harán todos los que te quieren.

Seguirás siendo nuestro (mi) ángel, eso no lo dudo. Y gustosa estaré de que vuelvas a mis desvelos.

nuestro (mi) ángel

 

Anuncios

Que me mires así…

Quiero que me mires así, que hagas que me sienta intimidada, porque tus ojos me recorren, sin dejar un centímetro sin escrutar.

Y sé que hubo un tiempo en que lo hacías, pero ya no. He visto como ahora es ella la que hace que tengas esa mirada felina, esa fiereza en los ojos, veo cómo ardes de pasión por tenerla cerca de ti.

Y sí, sé que hubo un tiempo en que yo era ella, pero ahora no…y es algo que echo mucho de menos…

que me mires asi

 

Creo en mí

Creo en mí, no porque me lo diga nadie, sino porque me lo inculcaron quienes están conmigo desde que era pequeña.

Las que ahora ya no me pueden aconsejar y las que siguen a mi lado. Aquellas que querían que fuera algo semejante a lo que soy. Las que me aconsejaban siempre lo mejor y me hacían sentir especial.

Porque con mis cualidades, mis defectos y mis virtudes, podía ser quien yo quisiera ser. Y lo conseguí. Porque puede que quisiera cambiar algo, pero bien poco. Y puedo decir que creo en mí, como me inculcaron.

Espero seguir creyendo en mí, y que haya quien se puede sentir orgulloso de haberme conocido…

creo en mi
Creo en mí (Internet)

 

Como antes…

Añoro tu calidez, como era antes…

Antes de que nos pusiéramos el mundo por montera y nos metiéramos de lleno a comernos el mundo. Y nos viéramos tan colapsados que nos dejamos a un lado. Tú a mí y yo a ti…

Antes de que estuviéramos tan cansados que ni jugábamos a hacernos cosquillas, buscarnos eternamente por todo y por nada, y darnos mimos, todo antes de irnos a la cama.

Antes de que quisiéramos pero no pudiéramos…

Y aunque añoro esas cosas que antes hacíamos y ahora no, quizás por falta de tiempo y cansancio acumulado, me alegra que haya otros detalles que no hayamos perdido, como no irnos a la cama enfadados, para que esos malos pensamientos no se conviertan en pesadillas, en sueños feos ni en días y días de tristeza y mosqueos eternos que se nos enquistan…

como antes
Como antes (Internet)

No me interesas

No me interesan tus niñerías, ni tus muestras de inmadurez

No crees en mí, ni en esto, ni en nosotros

No eres quien pensaba que eras, ni quien dijiste ser…

No me interesa descubrir si debajo de esa fachada de crío con edad suficiente hay una persona interesante…

No me interesas, porque en general el conjunto que formas deja mucho que desear

no me interesas
No me interesas (Internet)

Quiero…

Quiero alguien que no se mueva por impulsos. Que no quiera todo de repente y nada mañana.

Quiero alguien que sea coherente y no se mofe de mí y mis valores.

Quiero alguien que no crea que voy a caer rendida a sus pies a los dos segundos.

Quiero perder tiempo con alguien que merezca la pena y simplemente me valore.

Quiero alguien a quien le importe yo, y no le valga cualquiera…

Quiero alguien que tenga dos dedos de frente, paciencia y capacidades

quiero
Quiero (Internet)

 

Algún día…

Algún día me olvidaré de ti. Lo prometo.

Pero mientras, me conformo con rememorar los momentos vividos contigo.

Mientras, me seguiré colgando de tu bella sonrisa, aún grabada en mi mente.

Me seguiré acordando de esos besos sabrosos que nos dábamos ante la gente, sin pudor a que nos vieran.

Me seguiré colgando a tu cuello, imaginariamente, como cuando dábamos esos largos paseos por la playa.

Me seguiré acurrucando bajo las sábanas el domingo para buscarte, aunque no te encuentre.

Me seguiré acordando del olor de tu perfume.

Me seguiré colgando ante el televisor cuando pongan nuestra película favorita.

Me seguiré resistiendo a hacer comida para dos, quizás incluso preparar esos platos que eran solo tuyos y míos.

algún día
Algún día (Internet)

 

Me derrito

Me derrito entre tus manos, y en tus brazos pierdo el control.

Y a pesar de que hace tanto que tú y yo nos amamos, cada día es como un nuevo empezar.

No hay rutina, no hay medias sonrisas ni falsedades. Siempre hay un motivo para sonreír, y si estamos cerca el uno del otro, ese motivo se multiplica por mil.

Siempre creí que ese tipo de amores solo está en las películas, se dibuja en los cuentos y no se plasma en la realidad. Pero tú y yo lo hemos conseguido, por eso me derrito en tu piel, pierdo el control con cada locura y me siento viva contigo…

me derrito
Me derrito (Internet)

 

Consiénteme

Consiénteme todos mis caprichos, hasta que me aburra de pedirte…

Consiénteme que te toque hasta que mis dedos se cansen de sentirte…

Consiénteme que te quiera, hasta rozar el infinito…

Consiénteme como si hoy fuera el último día que nos fuéramos a ver…

Consiénteme todo lo que se me ocurra pedirte

Consiénteme, y quiéreme tanto como yo a ti…

consiénteme
Consiénteme (Internet)