En mis zapatos

Sin pedírtelo, te pusiste en mis zapatos, con lo complicado que es tener empatía hoy.

En mis zapatos, que tan gastadas llevan las suelas y tan raídos están.

En mis zapatos, que ya no sirven para nada, ni siquiera para trazar pequeños tramos.

En mis zapatos, tan castigados.

Gracias por ponerte en mi piel, a pesar de todo, y gracias por estar…

Y a los demás, incluida yo, un consejo, pensemos antes de hablar o actuar, pongámonos en los zapatos de los demás, que así aprendemos mucho y haremos menos daño…

en mis zapatos
En mis zapatos (Internet)
Anuncios

Soñé contigo…

Soñé contigo, y era tan nítido, que nos veía cogidos de la mano, disfrutando de lo nuestro como dos adolescentes. Eso que no somos.

Viví capítulos enteros de eso tan especial que teníamos y que no es real

Pero el móvil pegado a mi costado me despertó. Y me devolvió a la realidad. Seguramente me quedé dormida viendo algo relacionado con tus redes sociales, y el subconsciente me llevó a ti, aunque sé que fuera de ese sueño, nada puede ser.

Pero cuando desperté, quise plasmar la preciosa sensación de calma que me había supuesto soñar contigo, para no olvidarlo jamás, sobre todo con la tranquilidad que me da saber que no me leerás, no te reconocerás y no podrás pensar, una vez más, que estoy loca…

soñe contigo 1
Soñé contigo, y fue muy real…

Pasó el otoño, y ahí te veía

Pasó el otoño, llegó la primavera, y casi el verano

Y ahí te veía, en el mismo sitio. Yo pasaba de lejos, con el coche, o andando de vez en cuando, solo para acercarme un poco.

Pero lo único de lo que fuimos capaces es de mirarnos, bajar la cabeza, y continuar con nuestras cosas.

Y ahí se quedó. Sin más. Y seguro que llega otro otoño, y te sigo viendo de lejos, sin atreverme a más. Sin pedirte más…

paso el otoño
Pasó el verano y llegará el otoño (Internet)

Miraría tus ojos otra vez, pero no…

Miraría tus ojos otra vez…

Porque ellos sé que no me mentirían

Pero ya es tarde para hacer esa concesión. No quiero mirar tus ojos, no quiero verte más. Y mejor así. 

Frases y poemas de amor ?
Ya no miraría más tus ojos…

No quiero deberte nada

No voy a permitir que vuelvas a tener control en mi…

Por eso, no tiendas tu mano como si hubiéramos terminado bien, como si hubiéramos hablado ayer mismo o fuéramos amigos…

No quiero deberte nada, no quiero tener que agradecerte nada…

Así que no vuelvas, porque no sé si soy capaz de resistirme…

no quiero deberte nada
No quiero deberte nada (Internet)

Quise abrazarte tanto…

Quise abrazarte tanto y tan fuerte, que ni me di cuenta de que te dolía mi cercanía.

No quise enterarme de tu debilidad, por eso intentaba actuar contigo como antes.

Pero hasta en tus peores días quise no mostrarte mi pena, porque de derrumbarme, no me hubiera levantado jamás.

Y tú, además, me necesitabas…

quise abrazarte

Desinterés

Con cierto desinterés se tumbó en su toalla y deslizó los auriculares en sus oídos y dejó que la música inundara su ser.

Así, desconectó de la gran cantidad de gente que la rodeaba, y se centró solo en lo importante, en disfrutar de la playa.

Hasta que uno de los auriculares se deslizó de su oído y la introdujo en una conversación cercana.

Una voz sensual y masculina llamó su atención, y no pudo dejar de buscar a quien hacía gala de esa voz.

Y cierto fue que quien se mostró ante ella no rompió sus expectativas.

desinterés

Se desdibujó

Se desdibujó tu rostro, y ya no pude recordar dónde estaba ese lunar tuyo tan característico, o de qué color eran tus ojos. Tampoco pude saber ya cómo de grandes eran tus pestañas o tu boca, ni cómo era tu sonrisa…

Y es que, los meses dieron paso al pasotismo, a pesar de que los primeros días después de dejar de verte necesitaba encontrarme contigo a cada momento.

Siento decirte esto, pero ya no te busco, ya no te sueño, ya no siento la necesidad de saber dónde o con quién estás. Ya nada tiene sentido.

se desdibujó tu rostro

 

Llegó

Llegó esa persona que transmitía con los ojos…

Llegó quien hizo que los días de lluvia fueran una oportunidad de jugar con los charcos…

Llegó quien me dio la oportunidad de ser yo, sin fisuras…

Llegó quien hizo que la intimidad no me diera miedo…

Llegó quien puso el sol en el cielo en los días nublado…

Simplemente llegó, sin esperarlo, sin ahelarlo, sin desearlo…

llegó esa persona
Llegó esa persona (Fuente: Frasemania)