Amigas

Amigas, esas de las que estoy orgullosa…

Amigas, a las que hoy hago mi pequeño homenaje…

Amigas, las que saben lo que me pasa con solo mirarme a los ojos. He de decir que soy fácil de descifrar, pero más cierto es que quien me conoce me cala enseguida…

Amigas, a las que no veo mucho, pero da igual, porque podemos retomar una vieja conversación o activar una nueva como si nada. Y es que, siempre tenemos algo de qué hablar…

Amigas, las que están y estoy segura que seguirán estando, en las buenas, en las regulares, y confío que en las malas, como ya ha ocurrido en alguna que otra ocasión…

Amigas, las que siempre intentan echarme un cable, y que yo agradezco…

Amigas, con las que cuesta quedar, pero con las que las horas se pasan volando…

Amigas, con las que puedo hacer el tonto, sin sentirte ridícula…

Amigas, a las que puedo llorarle por un tío, sea las veces que sea, y no se cansarán de aconsejarme y darme un klinex…

Amigas, en definita, esas que tengo la suerte de contar con no muchos dedos pero de las que me siento hartamente orgullosa…

amigas

 

Anuncios

Tú puedes…

Tú puedes…Y todo lo que viene tras esos puntos suspensivos es lo que tú quieras que sea.

Porque muchas veces pensamos que nos hace falta alguien para sonreír, y no es así. Solo debemos creernos que podemos ser felices, y lo seremos, donde sea y con quien sea. Si alguien se quiere unir a nuestras sonrisas y risas, genial, y de otra manera, puedes hacerlo sola…¿a qué sí?

Porque no es fundamental tener al otro lado del sofá alguien que esté ahí. Lo importante es que, esté donde esté, pueda haber alguien dispuesto a hacer algo por ti, que le cueste un poco de esfuerzo y aún así, siga siendo algo que quiera conseguir.

tú puedes

Porque no es esencial tener una compañía masculina para que tu vida esté completa. Quizás hay otras pequeñas o grandes cosas que estaría genial conseguir pero que se difuminan porque nos centramos en el objetivo equivocado.

Porque no es cuestión de buscar, sino de esperar a que llegue aquello que mereces. y seguro que así lo celebras, lo saboreas y lo disfrutas…

Pero recuerda, tú puedes conseguir lo que te propongas, porque al final de ti, y de nadie más, depende que todo lo que buscas, deseas y anhelas, se haga realidad.

No es asunto mío…

No es asunto mío donde te metas o no, y no quiero que sea asunto tuyo lo que pase conmigo. Los meses, las horas, las semanas, la inquietud de pensar y pensar, hicieron que pudiera desligarte de mis pensamientos y si pretendes volver a ratos, yo lo haré igual.

Estoy cansada de tener que reconstruirme, por tanto voy a vivir el día a día y si surge, surge, y si no, no. Pero solo si me apetece. No voy a volver a situaciones que pueden hacerme daño, no voy a volver a sufrir, por eso quiero disfrutar, ni más ni menos, como parece que puedes hacer tú sin ninguna consecuencia. Lo mismo espero para mí, porque por ser mujer parece que hay ciertas actitudes que no te puedes permitir. Y ya está bien…

no es asunto mío

Así que voy a no pensar, a actuar y a hacer que lo divertido también forme parte de mi vida. No es asunto mío donde estés, donde vayas o con quien. Pensé que sí, pero no. Y cuando se tienen las ideas claras y despejadas, es mucho más fácil actuar en consecuencia. Y así lo haré…

 

Topar con él

Topó con él sin esperarlo. Iba sumida en sus pensamientos y no se dio cuenta de que alguien, delante de ella, esperaba a que se apartara para poder pasar por aquella estrecha calle.

topó con él

Pero ella no hizo caso hasta que escuchó una voz nada familiar que le pidió que se apartara. Y cuando despertó de su letargo y notó su presencia, tampoco pudo apartarse, porque se había quedado quieta, sin poder moverse, porque ese desconocido la paralizó.

No supo su fue su voz, ronca y masculina, o esa penetrante mirada que la estaba desnudando poco a poco, o simplemente el conjunto que formaba todo él…

Centrarse en sí misma…

Decidió que no le interesaba nada de lo que la vida le ponía delante, porque justo era aquello que no necesitaba o simplemente no le convencía.

Así que sintió la necesidad de volver a hacerse invisible para esos a los que llamaban el sexo opuesto. Volver a centrarse en todo aquello que andaba por su cabeza y que, en alguna que otra ocasión, se había vuelto invisible por hacer demasiado caso a lo que no debía.

Por tanto, volvió a meter la cabeza debajo de la arena, como las avestruces, e intentó olvidar del mundo para centrarse en sí misma, que ya era hora…

centrarse en uno mismo
Centrarse en sí mismo

Yo no perdí

Cada día tengo más clara una cosa, y es que yo no perdí. Y pondría ese yo en mayúsculas, para que quede claro. Que fuiste un mediocre que no supo valorar lo que tenía delante y seguro que ya tienes un repuesto, pero un repuesto al que harás igual de infeliz, porque le harás creer que hay algo, pero en el fondo solo está tu ego.

Soy consciente de una cosa, y es que quizás no estás a la altura. Puede que debiera creer a aquellos que me lo decían, pero no quise hacer caso, pensé que eras distinto a los demás mediocres que había conocido, pero no. Eres uno más que sumar a la lista. Y ojo, no hablo desde el despecho, sino todo lo contrario, desde la distancia, que me da capacidad de darme cuenta que no he perdido mucho el sueño por la noche por ti, y eso es bueno, es positivo…

yo no pierdo

A lo mejor soy algo más de lo que mereces, por eso te largaste por la puerta de atrás, como un cobarde, mientras yo solo intentaba darme…Ahora lo entiendo todo, claro que no era yo, eres tú el problema, que pasabas de alguien con quien no querías estar, pero te pareció simpático jugar. Espero que no te veas en mi pellejo nunca, o sí…

Pero insisto, tengo claro que yo no perdí, y eso me reconforta y mucho…

Había olvidado tan rápido

De repente, supo que había olvidado antes de lo que esperaba. Y se sorprendió, cuando no debería ser así.

Porque olvidar tan rápido era algo extraño, sobre todo en ella, que era de dar vueltas a todo lo que ocurría, lo bueno y lo malo…

Pero no quiso darle más vueltas, simplemente se había dado cuenta que era una tontería pensar en alguien que al final había desaparecido de forma fugaz, como lo habían hecho otros. Era una tontería intentar buscar razones cuando quien se había marchado había sido muy escueto en darlas. Era una tontería torturarse cada día cuando los recuerdos que había acumulado habían sido efímeros…Era una tontería…

olvidar-rapido

Pero supo que no por eso había confiado menos en aquella persona, en lo que había sentido en tan poco. No se había olvidado porque hubiera sido pasajero. Para ella no. Pero como había sido una “relación” tan similar a otras, supo que era más de lo mismo, que no merecía que pensara demasiado, que darle más vueltas no le iba a dar una razón lógica y que le pareciera buena ni le iba a devolver a esa persona…