Piel con piel

No hubo espacio para más. Solo piel con piel.

Debajo de la ducha, su piel morena se acopló a la suya, algo menos tostada por el sol…

Ambos se redujeron a piel, piernas y brazos. Deseo y besos. Ganas. Lujuria…

Besos cálidos, que provocaron que el agua debiera correr algo más fría de lo normal. Para calmar la sed de ambos…

piel con piel
No hubo espacio para nada más (Internet)

 

 

 

Anuncios

No hizo falta más…

No hizo falta más. Hablar un rato, mirarse a los ojos, y sentir magia.

Magia era una palabra que ella había escuchado muchas veces, demasiadas. En algunas parejas, en los libros que leía, o en alguna película. Pero nunca la había sentido.

Pero en cambio con él fue fácil sentirla. No hizo falta más que veinte minutos. Y chas, ahí estaba…

Y ahí estaba él, riendo con ella y haciéndola reír. Algo que tanto valoraba.

no hizo falta nada más
Riendo con ella y haciéndola reír (Internet)

Unida a ti

Me siento unida a ti, como si algo, que no sé explicar, me mantuviera pegada a ti…

Hay algo que me tira hacia tu piel, y cada noche deseo que llegue el momento de saborear tu piel debajo de las sábanas, esas que si hablaran dirían tanto de ti y de mi…

Hay algo que no tiene nombre y sin embargo es tan sencillo contigo, que me hace pensar que estabas ahí, esperando a que llegara, y yo más o menos lo mismo…Después de tanto mentiroso, tanto insensato, tanto cobarde, ahí estabas tú…unido a mí, y yo a ti…

unida a ti
Unida a ti (Internet)

 

 

 

Ni contigo ni sin ti

Conocí a quien no debía, y desconocí a quien en principio pensé que no me merecía…

Pensé que era poco, cuando los que creía a mi altura demostraban ser pura mentira, pura fachada, unos estúpidos…

Al que le dije que ni contigo ni sin ti no debí haberlo dicho, y a quien no le dije nada, debería haber expresado todo aquello que malgasté con otros…

ni contigo ni sin ti
Ni contigo ni sin ti (Internet)

Lo quise todo

Lo quise conseguir todo, pero no a cualquier precio…

No todo vale, no vale aceptar a cualquiera, ni conformarse con quien sea…

Si uno no cuaja, a por el siguiente, ya, de inmediato, no es mi forma de pensar. No cualquiera merece la pena…

Pero hay quien piensa que sí y actúa así. Porque es más fácil pasar de la derrota a base de seguir buscando e insistiendo, aunque no sea de tu agrado. Ya gustará. O no. Pero es compañía, es con quien hacerse las fotos, es el hecho de no estar solo…

Pero yo digo que así, no, a pesar de que lo quise todo, y lo sigo queriendo todo…

no todo vale
No todo vale (Internet)

 

No supo qué decir…

No supo qué decir.

Se quedó parada, contemplando a aquel con el que tanto había hablado, pero que nunca había visto en persona…

Se quedó callada, algo que le pasaba pocas veces. Porque siempre encontraba una manera de escapar al silencio. Silencio que odiaba.

Pero en esa ocasión no pudo decir nada. No sabía si se trata de buena impresión, de estupefacción o qué…

Solo supo que por una vez, no supo qué decir, no tuvo palabras

no supo que decir
Sin palabras (Internet)

Presentimientos

Deberíamos hacer más caso a los presentimientos. Esos que te dicen “por ahí no”, “no actúes así”. Creo que los tenemos infravalorados.

Porque nos advierten de lo que va a ocurrir, y no queremos darnos cuenta. Creemos que es una tontería. Y no lo es. Os lo aseguro.

Si hiciéramos más caso a ese toquecito que nos da nuestra voz interior, seguro que nos valdría para no tener que vernos en situaciones complicadas. Esa caprichosa voz interior que nos avisa…pero a la que rara vez hacemos caso.

presentimiento
Presentimiento (Internet)

Persigo a los malos…

Me considero una pésima detective. Persigo a los malos, y dejo escapar a los buenos.

Así es la historia de mi vida. Nunca elijo en condiciones.

Me dejo engatusar por quien no merece la pena, mientras otros pasan a mi lado inadvertidos, sin que les eche cuenta…

Y es que parece que nunca tuve buen ojo para perseguir a los que debo…Siempre me fijo en los malos, y claro, así me va…así nos va…

persigo a los malos
Así nos va (Internet)

 

Dejarse llevar

No quiso alejarse. O no podía. No estaba seguro.

Pero aquella chica, sus ojos, su embriagadora mirada y su sensual boca le llamaban a quedarse.

Por eso decidió dejarse llevar, una noche, y dos y las que hiciera falta, porque cada vez que hablaba con ella solo sentía la vibrante necesidad de volver a verla, volver a quedar con ella.

Olvidándose de todo y de todos. Era el poder que tenía sobre él. Que no había nadie más alrededor…

dejarse llevar 2
Dejarse llevar (Internet)