El camino de los cerrojos

Mil y un cerrojos se habían instalado en su corazón a lo largo de los años, pero ella tenía la intención de romper todos los candados e ir curando las heridas que se encontrara en el camino.

Y aunque él no la dejara, por miedo a una nueva herida, a una nueva decepción, porque no creía en nadie que fuera capaz de sanar aquellos dolores pasados, no dijo que no.

Así que ella lo intentó…

cerrojos
http://www.arleneobayliss.files.wordpress.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s