Qué bonito

Qué bonito cada encuentro contigo. Qué bonito que después de tantos años siguiéramos siendo como al principio, como dos adolescentes que se daban todo lo que tenían.

Qué bonito que nada irrumpiera en nuestra felicidad. Y que pudiéramos ser siempre nosotros el uno con el otro, sin importar nada.

Qué bonito que no tuviéramos que desconfiar el uno del otro, como hemos visto en tantas parejas…Qué bonito que todo siga como el primer día, con la capacidad de sorprendernos intacta.

Qué bonito todo aquello y más que nos guardábamos para nosotros dos…

qué bonito
Nosotros dos (Internet)
Anuncios

No volviste…

Tenía la certeza de que no volverías. Y no lo hiciste.

Como cada día, te mandé un mensaje para desearte un buen día y que tu mensaje de vuelta alegrara mi mañana. Y aunque esperé más allá de la hora en que me tenías acostumbrada, no llegó.

Y entonces supe que lo que temía desde hacía días se hacía realidad.

No volverías. Encontraste otros brazos en los que acurrucarte, otros ojos que mirar de frente y otra boca que besar…Y no volviste.

mensaje de texto
No respondiste a aquel mensaje, y lo supe (Internet)

Tu mano…

Tu mano recorriendo mi espalda, haciendo que mi vello se erice por segundos…

Tu mano jugando con mi barriga, donde se acumulan las zonas donde mis cosquillas llegan a su punto álgido…

Tu mano trazando pequeños círculos por todo mi cuerpo…

Tu mano colmando de placer a mi ser…

Tu mano, siempre en el momento justo, siempre ahí…

tu mano en mi espalda
Tu mano en mi espalda (Internet)

 

Me refugié en sus brazos…

Literalmente me refugié en sus brazos y cada noche, durante un tiempo que se me antojó infinito, huí de tu recuerdo.

Porque tu cobardía, tu pereza para demostrarme nada y tu pasotismo, me hicieron buscar un lugar donde esconderme.

refugio
Mi refugio (Internet)

Un lugar en el que la charla era tranquila y se normalizaron las anécdotas y el contarnos todo el uno al otro. No eran gritos como contigo. Nadie me recordaba mis constantes torpezas. Fue un tiempo en el que sentía que alguien me cuidaba, me acariciaba el pelo y me colmaba de atenciones. Y no miraba para otro lado, como tú, cuando te pedía que me dijeras si estaba guapa o no, si aquel iba a ser mi día o no…

Era el momento del día que deseaba que llegara. Aunque supiera que estaba mal y que me estaba escondiendo por eso mismo.

Él era el lugar de mi refugio, donde me sentía yo misma y no una mala copia de lo que fui, relajada y no en tensión por si algo te molestaba, alegre y con una sonrisa y no contrariada y buscando siempre la sospecha en cada uno de tus gestos…

Pero finalmente te diste cuenta de que algo estaba cambiando y volviste a ser aquel del que me enamoré. Pero yo no quise que volvieras. Porque aquel que era mi refugio aquellos días me había dado tanto en unos días, que me sentí especial, como nunca contigo.

Y eso me bastó para dejarlo todo…

 

Allí parado…

Le encontré en la puerta de mi casa, allí parado, y creo que notó que la cara se me descompuso.

Sí, porque le dije claramente que no quería volver a verle. Y creo que el mensaje no podía ser más claro. Pero no lo entendió. O no quiso.

Y ahí estaba. Me quedé parada en la esquina, pero por la cabeza simplemente me pasó una idea, seguir adelante, sin pararme, abrir la puerta y cerrarla, sin más. Como en las películas. Y así lo intenté.

alli parado
Frente a ella, allí parado (Internet)

Pero me asió del brazo, diciendo que tenía que hablar conmigo. Pero había tenido muchas oportunidades tiempo atrás de hacerlo, si no lo había hecho era problema suyo, no mío. Así que tiré fuerte de mi propio brazo y le dejé ahí, mirando, en la calle.

El aturdimiento le duró un rato. Mientras le contemplé por la ventana del salón no paró de negar con la cabeza. No sé qué se le estaría pasando por la mente, pero lo que pasaba por la mía estaba claro, no permitiría que volviera a entrar en mi vida, la pusiera bocaabajo y pretendiera que yo, como siempre, la pusiera en orden para que él me arrebatara la tranquilidad.

Migajas

En mí estuvo no conformarme con las migajas que decidiste darme, pero no soy la única responsable de esa situación.

Has tenido poco respeto por nadie, ni siquiera por ti mismo, y eso no te lo perdono. Porque has provocado que yo tampoco me haya respetado, y lo más importante, no me haya valorado.

migajas
No más migajas (www.shoshan.cl)

Por eso ahora tengo claro que no me van a dar más las migajas en ninguna relación. No me voy a conformar. Y para conseguirlo tengo claro que estaré demasiado alerta, pero es lo que ocurre cuando alguien como tú juega con alguien como yo…

 

Mentiroso

Tenía ganas de poder decir esto alto y claro: mentiroso. Así te defino porque así eres…

Lo tenía claro desde el primer detalle que te pillé del que no me cuadraba la explicación. Pero a veces hay quien te hace creer que estás o eres paranoica. Y cuando vienes de vuelta, crees que todo es incierto y todo te suena mal. Por eso seguí luchando contra esos pensamientos que me decían que mentías con ahínco, que mentías demasiado.

Aún me pregunto, tiempo después, por qué el afán de mentirme. Si te divierte, si es parte de tu personalidad, o quizás te he hecho algo que te tenías que cobrar.

Pero ahora me siento satisfecha. El tiempo pone a cada uno en su lugar. Y aunque me apetecería ponerte esa palabra en un mensajito, me la guardo, porque la mejor y mayor satisfacción es saber que tenía razón, y que durante un tiempo he vivido engañada, en parte porque yo también lo permití, pero que el tiempo ha hecho que comprenda todo este engaño.

mentiroso
Mentiroso (Internet)

Da igual el tiempo perdido, las peleas constantes, los reproches que intentabas hacerme ver que hacía sin razón alguna…Porque ahora duermo bien y con la conciencia tranquila de no haber acusado a nadie de algo que no era verdad.

Lo que no entenderé nunca es por qué te has molestado en defender una fachada que no te pegaba y que no reflejaba ni gota de lo que eres. Pero da igual, hay gente que disfruta mintiendo, no a mí a quien apenas conoces, sino a la persona con la que tienes una vida en común, escondiéndose, provocando situaciones extremas… En el fondo, deseo que te vaya bonito, tienes una vida triste, vacía de verdades y llena de mentiras

En el fondo eres un triste mentiroso.

Me reconcilié contigo…

Era imposible perdonarme a mí misma. Por eso me reconcilié contigo. Porque ya había perdido cualquier confianza en que mis pensamientos fueran o no verdaderos. No era capaz, ya, de dirimir si aquello que creía de ti era o no verdad.

reconciliarse
Reconciliarme contigo. Esa decisión (Internet)

Por eso preferí creerte, confiar en que aquello que decías era verdad. Aunque las dudas fueran enormes, intenté luchar con ese fantasma que me perseguía. Porque no sabía si habían sido los anteriores a ti los que habían provocado mi desconfianza o eras tú.

Por eso quise dar una oportunidad a aquello, a lo nuestro, a ti, a mí…

Tu caridad…

No quiero tu caridad. Si siempre soy yo quien se acerca a ti, llegará un momento en que dejará de tener sentido.

Porque yo también me canso de ir detrás de ti, sabiendo que no te importa, sabiendo que nada de lo que haga estará a la altura.

caridad
Caridad (Internet)

Por eso no voy a seguir estando aquí para cuando te apetezca. Puedo estar un día, dos y tres, pero no toda una vida. Eso sí que no…