La oscuridad

La oscuridad se volvió cómplice y precursora de poner las cosas difíciles.

Cómplice porque ir tanteando cada parte de tu cuerpo solo con las manos, sin tener presente la vista, fue un placer para otros sentidos.

Tocar tu cara, dibujando tus expresiones, tus ojos, tu boca, tus orejas…Tocar tu pelo, frotar mis manos por él, algo que causa tanta relajación…

Buscarte en la oscuridad, palparte, tantearte…

Y también puso las cosas difíciles, porque no pude verte, ni apreciar tus gestos, sin saber si te gustó aquel encuentro o solo fue uno más…

Pero aún así, quise entender a la oscuridad más como nuestra cómplice que como una barrera. Jugar, guiarnos, experimentar…

la oscuridad
La oscuridad, nuestra cómplice (Internet)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s