En la garganta…

Hay días en que la comida se le atragantaba. Y aquel lunes fue uno de esos…

La comida se quedaba ahí, en la garganta, luchando con las lágrimas que, victoriosas, lo inundaban todo.

Quizás una reacción del cuerpo a la evidencia que se cernía sobre ella y había querido evitar ver, ese final de lo que no comenzó, ese no ser para alguien que sin pretenderlo le gustaba, esos intentos infructuosos de intentar ser sin alcanzarlo…

Llevaba días intentando tragar y digerir el mal regusto que dejaba saber que se enfrentaba al final. A la nada. Al final definitivo.

Ése que había rehuído en varias ocasiones pero que le seguía persiguiendo.

Y cada día que intentaba no enfrentarse a él era un alivio. Porque volvía la ilusión, algo que le hacía que se removiera algo en su interior.

Pero cuando la cruda realidad se cernía sobre ella acababa doliéndole todo. Y entonces era cuando la tristeza se hacía dueña de ella.

Y solo podía preguntarse cuándo terminaría todo aquello y cómo lo asumiría

en la garganta
Cuando todo se te atraganta (Internet)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s