Se miraron…

Se miraron como si se conocieran. Pero no tenían ni idea el uno del otro…

No se habían visto jamás. Pero daba igual.

Él se quedó totalmente paralizado ante ella, y le preguntó su nombre.

Ella, después de sonrojarse, porque no estaba acostumbrada a esa espontaneidad, le respondió, y le preguntó el suyo.

Y así comenzó una noche interesante. Una noche de San Juan muy especial…

se miraron
Una mirada (Internet)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s