Dejarse llevar

No quiso alejarse. O no podía. No estaba seguro.

Pero aquella chica, sus ojos, su embriagadora mirada y su sensual boca le llamaban a quedarse.

Por eso decidió dejarse llevar, una noche, y dos y las que hiciera falta, porque cada vez que hablaba con ella solo sentía la vibrante necesidad de volver a verla, volver a quedar con ella.

Olvidándose de todo y de todos. Era el poder que tenía sobre él. Que no había nadie más alrededor…

dejarse llevar 2
Dejarse llevar (Internet)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s