Garabateé tu nombre

Escribiendo, una vez más, me di cuenta de que mi redacción se había quedado aparcada, porque me había dedicado a poner tu nombre en el papel.

Garabateé tu nombre una y mil veces en aquel papel, sin razón, sin motivo, sin por qué.

Pero lejos de asombrarme, me pillé a mi misma sonriendo como una tonta mirando aquel papel.

Y pensé en enviarte un mensaje para contarte esa tontada, como hacía otras tantas veces…Y es que, al final hasta te hacía sonreír con esos despistes míos y mis salidas de tono…

garabateé tu nombre
Garabatée tu nombre (Internet)
Anuncios

¿Volverás?

No sé si volverás. Físicamente puede que estés conmigo, ninguno hemos tenido el valor de abandonarnos. Aún. Pero tú estás lejos. Andas todo el día como ausente, en otra realidad.

Quizás ¿pensando en alguien? ¿o solo en tus cosas? ¿te has refugiado en todo lo que tenías aparcado por mí? ¿te has refugiado en alguien?

A veces me encantaría hacerte todas esas preguntas, pero ahora te me antojas un fantasma a mi lado, un desconocido, al que me da reparo preguntar.

Y resulta que eres tan mío, aunque no lo sienta.

No sé cuál es el motivo de nuestro distanciamiento, solo sé que me encantaría dar marcha atrás y volver a aquel punto en el que todo se volvió gris.

Aunque no sé realmente cuál fue el momento o si poco a poco permití que te fueras alejando. Y ahora, aunque estés aquí, y puedo sentirte en otra habitación, estás demasiado lejos.

¿Inalcanzable quizás? En mi interior siento que volverás, que esto es solo un mal bache en nuestra relación. Porque de otra manera ya hubieras tomado tu camino, ¿no? O eso quiero pensar.

Aunque quizás solo guardas las apariencias. Cuando te vas quisiera buscar alguna prueba de que hay alguien más para ti, que mis ausencias han hecho mella y entonces tendría una razón para pelear contigo y así sacar la rabia que me callo.

volveras
¿Volverás? (Internet)

Pero en el fondo sé que si la hubiera, yo también te he conducido a ella con mi actitud.

Y en el fondo sé que ninguno quiere dar el primer paso para marcharse. No sé muy bien por qué, si por los demás, por nosotros, por los años, por el qué dirán…

Pero te aseguro que si me pides que mire hacia otro lado mientras quieres buscar otro refugio, otros brazos que te cobijen y otros labios que te besen, no te lo impediré, porque sé que no volverás.

Y puede que haya sido hasta más consciente escribiendo estas líneas de que eso puede ser una realidad, pero no he querido verlo hasta ahora…