Piel con piel

Te sentí cerca, nuestros cuerpos, acalorados, pero cercanos…

Te sentí, piel con piel, y era demasiado real como para no ser verdad…

Te sentí, tocando hasta el último centímetro de mi cuerpo, y dejándome besar el tuyo…

Te sentí, largo rato, el suficiente para engancharme tanto a ti como para no dejarte marchar…

Piel con piel (Internet)

Volvió a sonreír

Rió y lloró casi a partes iguales.

Se cabreó con el mundo, pensó en lo bueno y en lo malo.

Evaluó qué pasaba por su cabeza.

Se permitió un momento para estar triste, pero al final volvió a sonreír, porque era su mejor arma en todo momento.

 

volvio a sonreir
Y volvió a sonreír (Internet)

Sigue…

La vida sigue, fuera o dentro de casa.

Pasa por delante y arrasa.

Aunque tengamos que inventar la brisa del mar o tengamos que recordar a los que se van con imágenes ancladas en la mente.

La vida sigue, corre a tu lado…

sigue
La vida sigue, corre a tu lado (Internet)

En una cárcel

Vivo en una cárcel de cuatro paredes donde no me falta nada material, pero sí el aire.

Me falta la posibilidad de coger airey expulsarlo con fuerza para sentir que sigo viva.

Me falta la libertad para poder moverme a mis anchas, como necesito…

en una cárcel
Vivo en una cárcel (Internet)

Con quién contar…

Al final sabes con quién contar y cada vez quedan menos…

Porque hay mucha cobardía vestida de bondad. Hay mucha generosidad maltrecha y falsa por ahí.

Porque hay mucho cobarde que prefiere mostrar a medias que decir las cosas como son, llamándolas por su nombre.

Pero cuando el que lanza la piedra no es capaz de descubrirse, no seré yo quien le destape

 

con quien contar