Observarlo en silencio

Con la sonrisa puesta, llegó a su lado, le estampó un beso en la mejilla y se sentó sin mediar palabra.

Le daba igual estar allí, sin decir nada, pues le apetecía observarlo en silencio, sin más, para ir memorizando cada detalle que lo hacía especial.

Sobre todo por si algún día se marchaba de su lado, tener cada pequeño detalle…

sonrisa

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s