La de la media sonrisa

A él le gustaba decir que era la chica de la media sonrisa. Ella solo consideraba que tenía una sonrisa tímida. Por cuestiones que no vienen al caso.

No era de sonrisa estridente, ni de gesto huraño. Su media sonrisa era lo que le gustaba mostrar al mundo. Una sonrisa despejada, despejada, alegre, con la que le gustaba agasajar a sus amigos, a familiares, y a él…

Una sonrisa que le caracterizaba, sin duda, porque era particular, y suya…Su media sonrisa…

la de la media sonrisa
La de la media sonrisa (Internet)
Anuncios

Su sonrisa…

Miró varias veces hacia la puerta por la que debía aparecer.

Miró avergonzada, sin saber cómo reaccionar…

Por eso tuvo que juguetear con sus manos, para entretenerse durante la espera, e incluso bailar de forma imaginaria con la música que sonaba.

La siguiente vez que fijó su mirada en aquella puerta lo vio llegar, fijándose sobre todo en su amplia y bonita sonrisa, que una vez más consiguió desarmarla y ponerla aún más nerviosa

 

su sonrisa
Su sonrisa conseguía desarmarla (Internet)

 

Mi mejor sonrisa

Me puse mi mejor sonrisa y me largué a verte. Porque aquel día estaba especialmente ilusionada, contigo, con el mundo y con mi vida.

Y cuando llegué a aquel parque que se había convertido en nuestro confidente, supe que mi mejor sonrisa siempre la provocabas tú. Sabía que me acercaba a ti con cara de tonta, pero me dio igual, porque supe, quizás desde el primer día, que no me fallarías y siempre intentarías no apagar mi sonrisa.

mi mejor sonrisa
Mi mejor sonrisa (Internet)

Así que me decidí a llegar a ti corriendo, porque la impaciencia pudo conmigo, y ahí estabas tú, con una amplia sonrisa tímida en la boca, esperándome.

Y nos fundimos en un abrazo, con nuestras mejores sonrisas por bandera

 

Volver a sonreír

Cuando menos lo esperas, vuelves a sonreír, porque te olvidas que en algún momento te hicieron daño, te apartaron como se hace con los juguetes viejos y te despreciaron.

Un día, encuentras uno, dos o tres motivos para sonreirle a la vida, para alegrarte y para venirte arriba. Al igual que un día esa persona apareció para hacerte sonreír, ahora sin ella, lo haces igualmente. Porque te puede quitar la sonrisa un día, dos semanas, dos meses, pero te das cuenta de que no puedes ir de gris por una vida llena de colores.

Volver a sonreír es lo que te apetece, por si en algún momento hay oportunidad de que alguien vea tu sonrisa y decida disfrutar de ella, de ti y de todo o más…

sonreir

Observarlo en silencio

Con la sonrisa puesta, llegó a su lado, le estampó un beso en la mejilla y se sentó sin mediar palabra.

Le daba igual estar allí, sin decir nada, pues le apetecía observarlo en silencio, sin más, para ir memorizando cada detalle que lo hacía especial.

Sobre todo por si algún día se marchaba de su lado, tener cada pequeño detalle…

sonrisa