Tu refugio

Mi casa se convirtió en tu refugio, y mi cama en tu lugar de batalla.

Y no me arrepiento de haberte ofrecido esta salida. Y lo haría cuantas veces hiciera falta.

Aquí podía tocar tu cara cuando me contabas algo, sin tener que tener cuidado con el que dirán.

Aquí podía besar tu nariz cuando reíamos sin parar después de algún torpe chiste.

Aquí podía aliviar tu dolor, el que reflejaban a veces tus ojos, aunque intentaras negar que te pasara algo, la evidencia.

Aquí erámos tú y yo…

tu refugio
Tu refugio… (Internet)

Un comentario sobre “Tu refugio

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s