Ahí estabas…

Ahí estabas. Con tus zapatillas viejas y tu pantalón raído con agujeros en las rodillas. Con tu camiseta blanca de manga corta que resalta tus trabajados músculos, sin que parezcas lo que no eres…

Con la mirada perdida y apoyado en el coche. Con aire desenfadado y despreocupación en la pose de tu cuerpo…

Me paré a contemplarte un instante y entonces, como si me hubieras sentido, te giraste. Me sonreíste. Te sonreí. Y me acerqué a ti…

Ahí estabas… (Mismicrobrelatos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s