Cada rincón de tu cuerpo

Te llevé a la habitación de aquel hotel, aunque jamás me hubiera sentido capaz de proponerte aquel plan. Soy demasiado tímida, demasiado reservada.

Allí, coqueta, te quité la ropa y te tendí en la cama, para recrearme en tu cuerpo y hacerte aquel masaje que tanto había soñado, noche tras noche cuando me iba a dormir.

Un masaje que me hizo conocer cada rincón de tu cuerpo y perderme en la lujuria de tu receptividad.

Y finalmente, perderme en ti y hacer que te recrearas en mí…

masaje
Un masaje (Internet)