Con cuidado…

con cuidado.jpg
Le tocó la espalda… (Internet)

Con cuidado le tocó la espalda, para llamar su atención.

Y su mirada no le defraudó. Al verla ante él, se le iluminó la cara.

No pudo no devolverle la sonrisa, aunque igualar esa preciosa mueca era difícil…

Se acercó a él y le susurró un ¡hola! tan emotivo que no se lo pensó y le rodeó con sus brazos masculinos y formados, a pesar de que no estaban solos…

 

Anuncios