Olvidar…

Olvidar es sencillo. Hasta que recuerdas que el lugar en el que vives no es tan grande y al final te tienes que dar de bruces con el pasado.

Olvidar es sencillo cuando te lo permiten. Si no se convierte en la peor de tus pesadillas. Pero el tiempo es sabio y cuando te permite que pasen los días, las semanas y los meses, al final se te hace el cuerpo y simplemente no te preguntas por qué. Y sabes que tienes muchos motivos para no volver la vista atrás.

Olvidar es sencillo cuando no te dieron una explicación lógica, cuando te la negaron. Cuando te pusieron en bandeja tener claro que la excusa con la que alguien se aleja de ti es tan absurda que es ilógico creerla.

Olvidar es sencillo cuando te colocas enfrente de alguien que no tiene ni idea de lo que quiere ni lo que le puedes aportar. Cuando estás delante de alguien que no tiene de con quién habla.

 

olvidar

Olvidar es sencillo cuando tus sospechas se cumplen. Cuando el tiempo te ha demostrado, y no tanto después, que lo que creías al final era cierto, que la fachada dice mucho de alguien y que la actitud, la personalidad y todo lo demás muchas veces se presiente con solo ver la envoltura de alguien…

Olvidar es sencillo, hasta que un día el tiempo te pone delante de ese alguien. Pero igualmente hay que tener la mente fría y volver al día de ayer cuando no te planteabas nada de esto…

Y simplemente olvidar, olvidar, olvidar…

 

Había olvidado tan rápido

De repente, supo que había olvidado antes de lo que esperaba. Y se sorprendió, cuando no debería ser así.

Porque olvidar tan rápido era algo extraño, sobre todo en ella, que era de dar vueltas a todo lo que ocurría, lo bueno y lo malo…

Pero no quiso darle más vueltas, simplemente se había dado cuenta que era una tontería pensar en alguien que al final había desaparecido de forma fugaz, como lo habían hecho otros. Era una tontería intentar buscar razones cuando quien se había marchado había sido muy escueto en darlas. Era una tontería torturarse cada día cuando los recuerdos que había acumulado habían sido efímeros…Era una tontería…

olvidar-rapido

Pero supo que no por eso había confiado menos en aquella persona, en lo que había sentido en tan poco. No se había olvidado porque hubiera sido pasajero. Para ella no. Pero como había sido una “relación” tan similar a otras, supo que era más de lo mismo, que no merecía que pensara demasiado, que darle más vueltas no le iba a dar una razón lógica y que le pareciera buena ni le iba a devolver a esa persona…

 

Olvidar no se olvida

Tengo la certeza de que olvidar no se olvida, sino que las experiencias vividas, las bonitas y las menos bonitas, se quedan guardadas en nuestra mente y grabadas en nuestro corazón.

Cuando se hace complicado que los recuerdos vengan a ti, un día y otro y otro, acabas intentando que esos recuerdos se aparten de ti, pero no los echas de tu vida, sino que los arrinconas en algún lugar de tu mente, haciendo que se queden ahí sin que te atormenten. Por tu salud, por tu integridad, sobre todo la mental.Pero no los borras, solo los acumulas.

borrar

Y cuando alguien deja de doler, entonces un día te enfrentas a ello y ya te da igual volver a hurgar en tus recuerdos y hacer visible, una vez más, lo que viviste con alguien.

Entonces sí eres capaz de acudir a tu corazón y buscar. Buscar en ese apartado dedicado a esa persona y ver el archivo de experiencias. Pero te tienes que dar tiempo para que eso pueda ocurrir…