Nuestro (mi) ángel

Eras y eres nuestro (mi) ángel. Te arrebataron la vida como si no te perteneciera. Como si fuera suya.

Hace más de 20 años que lloramos tu pérdida, y aún hoy tengo en la mente tu bella sonrisa, tu cálida voz, tu ternura, tu dulzura, tus enseñanzas. Porque no es que te dedicaras a eso, es que eras la viva imagen de la amabilidad hecha persona, y por eso tu trabajo parecía tan fácil para ti, y tan valorado por los que estábamos al otro lado del pupitre.

Esta noche, sin razón quizás, has vuelto a mi memoria. Entre la inquietud de la noche y el sueño a ratos, he recordado aquel día en que, entre los propios alumnos, nos fuimos avisando de que te habían encontrado sin vida, de que te habían arrebatado la vida. Quizás de quien menos lo esperabas.

Ya no estábamos en el colegio, donde te conocimos, pero en el instituto, aquellos que estábamos en contacto, nos fuimos contando la historia, y acudimos a saber qué había pasado. Sin creerlo, sin poder hablar, con sollozos en la garganta, fuimos conociendo datos.

Y ver a tanta gente con la misma sensación no alivió nuestra desazón, sino todo lo contrario, nos derrumbó un poco más. Porque teníamos la esperanza de que no fuera cierto, de que se habían equivocado. Queríamos verte de nuevo, un día más, por el colegio, paseando.

Fue la primera vez que me enfrenté a eso que ahora llaman la lacra del siglo XXI (aunque esto que cuento fuera del siglo anterior, que no está tan lejos como parece). La impotencia, la rabia, el coraje, se instaló en los que te valorábamos tanto. En los que te habíamos conocido y te queríamos. Y lo peor es que no podíamos creerlo. No queríamos creerlo.

Porque no solo fuiste una buena profesora, sino una bella persona, alguien a quien se podía confiar cualquier cosa.

Esta noche no dejaba de ver tu rostro, tu pelo siempre recogido con hebillas, ese pelo semi ondulado y formando una media melena. Tu sonrisa siempre instalada en tu boca, enmarcando tu cara. Esas facciones bonitas y a la vez tan calmadas que no solo provocaban respeto, sino confianza. Ese acento tan particular, y tu belleza natural.

Hace demasiados años, pero no podré olvidarme de ese ángel que se fue (no porque quisiera ni lo buscara) tan pronto, demasiado pronto. No sé por qué has entrado esta noche en mi desvelo, pero estoy segura que alguna razón habrá. Me alegra comprobar que no me olvido de ti, como no lo harán todos los que te quieren.

Seguirás siendo nuestro (mi) ángel, eso no lo dudo. Y gustosa estaré de que vuelvas a mis desvelos.

nuestro (mi) ángel

 

Anuncios

Alguien aparece

No sé si os pasado alguna vez. De repente, alguien aparece, curiosamente parece que es la primera vez que veis a esa persona, pero en realidad lo que ocurre es que has puesto el foco en ella en estos momentos y no antes, porque también estaba ahí.

Y de repente no solo aparece, sino que se hace notar, que irrumpe con fuerza en tu normalidad. Descoloca tus días y tus noches con apenas respirar, porque tienes la sensación de no ser un punto de su foco de atención.

Poco a poco transforma tu experiencia vital y no sabes qué pensar. La confusión vuelve a llegar a tu vida, aunque la creías desterrada con esfuerzo y las dudas te asaltan.

 

pareja
Aparece esa persona… (Internet)

No sabes si sí o no. No sabes si existes o no. No sabes si quieres existir o no.

Pero sí tienes claro que te has implicado, de una u otra manera, y querrías estar, existir, y no ser solo una sombra. Te gustaría ser quien estuviera a su lado, la elección. Aunque no tienes claro que repare en ti, o seas solo una más a quien vacilar.

Pero sigues ahí, porque no te puedes alejar. Te ha atrapado, te ha acercado…Aunque apenas te dé, aunque tengas la sensación de que te puedes complicar la vida, aunque temas que duela…

Te sueño a trozos

Te sueño a trozos. Eres la primera persona con la que no soy capaz de soñar al completo. No puedo terminar mis sueños contigo. Sé que estás ahí, en mi cabeza, en mi historia, pero nunca llego a terminar esas historias, que se quedan incompletas.

Es algo muy extraño, es complicado saber por qué ocurre esto. Es más, me quedo paralizada en un momento de esa historia que creo, y no soy capaz de continuar.

No sé si significa algo o no, no sé si alguien tendrá una interpretación para ello, pero a mí me parece algo demasiado curioso, demasiado particular, porque es extraño no poder completar aquello que ronda mi cabeza cada noche.

Antes de irme a dormir pienso aquello que me gustaría que pasara por mi cabeza cuando Morfeo me visite, y en cambio no puedo continuar…

 

sueño
Un sueño a medias (Internet)

Todo cambia….

Cuando depositas todas tus energías en conseguir tu objetivo, al final hay parte del mismo que se acaba materializando.

Es lo que tiene la positividad, esa actitud que todos deberíamos desarrollar, pero desafortunadamente no llevamos en los genes. Porque así todo cambia..

 

positividad
Insolente (Internet)

Pero hay mañanas que se activa sin querer, sin más, como quien no quiere la cosa, y comprendemos que nos sentimos mejor si pensamos en positivo, si creemos en nosotros, porque debemos ser los primeros que nos animemos a nosotros mismos a conseguir las cosas…