Me vacío

Me vacío y me exprimo. Obviamente, siendo una bocazas, sí, hasta cotas insospechadas.

Pero eso sería quedarse en la base, en la balsa de aceite y no ahondar, no querer darse cuenta de que lo que digo lo hago movida por lo que siento, lo que pienso, lo que soy y lo que quiero ser…

No sirvo para ir con medias tintas, no sirvo para callarme. Lo que me da rabia es que tú, parece ser, sí.

No sirvo para no hablar con sinceridad, no sirvo para no decir lo que pienso y siento, porque he visto cómo hay gente que se va y no vuelve y no he aprovechado el tiempo para expresarme.

No sirvo para ver pasar el tiempo, no hacer nada, quedarme quieta, no mover ficha, porque no soy tan impasible, porque me corre sangre por las venas.

No soy de piedra y por tanto siento decirte lo que pasa por mi mente. Vaciándome sin medida, sin pensar en las consecuencias, ni siquiera filtrar. Aunque a ti te dé igual y tú en cambio te calles y alimentes las dudas.

me vacío
Me vacío (Internet)

Quiero conversaciones, no monólogos; quiero sentir que no doy sin recibir, aunque sea algo más que migajas; quiero sentarme a mirarte de frente; quiero no tener que pensarme tantas veces si hablarte está bien o mal y tener que escoger la hora adecuada; quiero que me digas lo que piensas, con rabia como hago yo, o con calma, si te define más; quiero verme sorprendida al saber que te preocupas por mí, que me hablas sin esperar que tome la iniciativa, que te escapas para verme. Pero en cambio yo lo digo y soy una bocazas.

Quiero, quiero y quiero. Pero tras los quiero siempre hay un ‘doy sin medidas‘, porque no me cabe no intentar darte lo que creo que necesitas, no me sale no darte mi apoyo, el hombro en el que apoyarte, no me sale no intentar comprenderte, en dar tregua y esperar, no me sale no verte, porque me mentiría a mí misma si dijera lo contrario, no me sale esperar en la era digital un mensaje y no un cara a cara…Y así poco a poco me vacío

Me vacío con este papel, emborronando lo que pienso. Es más fácil, por lo que veo, decirle esto a un papel, que a ti, porque no es la primera vez que lo intento sin conseguir nada. Y porque dar rienda suelta a lo que pasa por mi cabeza en este momento no es fácil. Además, no me reprocha, no me dice lo que no quiero escuchar y no se ofusca con mis palabras…Solo que me ignora, eso sí…Y porque tengo la certeza de que no me leerás y así me vacío con tranquilidad…

 

Me gusta lo que oigo

Me gusta lo que oigo de tu boca.

No me pones por las nubes, no, ni falta que me hace, pero tampoco contribuyes a que me hunda, todo lo contrario, me ofreces tu hombro para llorar y tu brazo para auparme si me caigo.

Siempre hay una palabra exacta, siempre eres capaz de leer mi estado de ánimo y buscas la manera de que no decaiga o me suba el ánimo como las burbujas de un buen champán.

Siempre utilizas tu mesura para definirme, para decirme todo lo que piensas de mí, y eso me gusta…

lo que oigo
Tu boca (Internet)

 

Tu refugio

Mi casa se convirtió en tu refugio, y mi cama en tu lugar de batalla.

Y no me arrepiento de haberte ofrecido esta salida. Y lo haría cuantas veces hiciera falta.

Aquí podía tocar tu cara cuando me contabas algo, sin tener que tener cuidado con el que dirán.

Aquí podía besar tu nariz cuando reíamos sin parar después de algún torpe chiste.

Aquí podía aliviar tu dolor, el que reflejaban a veces tus ojos, aunque intentaras negar que te pasara algo, la evidencia.

Aquí erámos tú y yo…

tu refugio
Tu refugio… (Internet)

Garabateé tu nombre

Escribiendo, una vez más, me di cuenta de que mi redacción se había quedado aparcada, porque me había dedicado a poner tu nombre en el papel.

Garabateé tu nombre una y mil veces en aquel papel, sin razón, sin motivo, sin por qué.

Pero lejos de asombrarme, me pillé a mi misma sonriendo como una tonta mirando aquel papel.

Y pensé en enviarte un mensaje para contarte esa tontada, como hacía otras tantas veces…Y es que, al final hasta te hacía sonreír con esos despistes míos y mis salidas de tono…

garabateé tu nombre
Garabatée tu nombre (Internet)

Adoro

Adoro que me beses con intensidad y urgencia…

Adoro que me desnudes y te pares a mirarme con descaro…

Adoro que te entretengas contando cada peca de mi cara y los lunares de mi cuerpo…

Adoro que te limites a recorrer todo mi cuerpo y darme placer hasta donde pensé que no existía…

adoro

Adoro que poses tus dedos en mi pecho, en mi vientre, en mi trasero…

Adoro que me hagas reír y me enseñes tu preciosa sonrisa…

Adoro que cada día me enseñes algo nuevo…

Adoro las reconciliaciones contigo…

Adoro que seamos tan distintos, polos opuestos que se atraen…

Adoro que me calmes en medio de una pesadilla, y me abraces al dormir…

Adoro tu paciencia para con mi impaciencia…

Adoro que no te hayas dado por vencido conmigo…

Adoro que me digas lo que piensas de mí, sin tapujos…

Adoro que me escuches atento y busques siempre saber un poco más…

Adoro que me tomes la mano entre las tuyas…

Adoro que recorras mi espalda…

Adoro la intimidad contigo…

Adoro que busques mis puntos débiles…

Adoro saber todo de ti, por insignificante que te parezca…

Adoro que encajes en mi concepto de vida y me encajes en la tuya…

Adoro que todo sea tan sencillo y natural a tu lado…

Adoro cada momento que atesoro contigo…

Adoro que hagas muecas para que te perdone…

Adoro…todo si es contigo…

¿Volverás?

No sé si volverás. Físicamente puede que estés conmigo, ninguno hemos tenido el valor de abandonarnos. Aún. Pero tú estás lejos. Andas todo el día como ausente, en otra realidad.

Quizás ¿pensando en alguien? ¿o solo en tus cosas? ¿te has refugiado en todo lo que tenías aparcado por mí? ¿te has refugiado en alguien?

A veces me encantaría hacerte todas esas preguntas, pero ahora te me antojas un fantasma a mi lado, un desconocido, al que me da reparo preguntar.

Y resulta que eres tan mío, aunque no lo sienta.

No sé cuál es el motivo de nuestro distanciamiento, solo sé que me encantaría dar marcha atrás y volver a aquel punto en el que todo se volvió gris.

Aunque no sé realmente cuál fue el momento o si poco a poco permití que te fueras alejando. Y ahora, aunque estés aquí, y puedo sentirte en otra habitación, estás demasiado lejos.

¿Inalcanzable quizás? En mi interior siento que volverás, que esto es solo un mal bache en nuestra relación. Porque de otra manera ya hubieras tomado tu camino, ¿no? O eso quiero pensar.

Aunque quizás solo guardas las apariencias. Cuando te vas quisiera buscar alguna prueba de que hay alguien más para ti, que mis ausencias han hecho mella y entonces tendría una razón para pelear contigo y así sacar la rabia que me callo.

volveras
¿Volverás? (Internet)

Pero en el fondo sé que si la hubiera, yo también te he conducido a ella con mi actitud.

Y en el fondo sé que ninguno quiere dar el primer paso para marcharse. No sé muy bien por qué, si por los demás, por nosotros, por los años, por el qué dirán…

Pero te aseguro que si me pides que mire hacia otro lado mientras quieres buscar otro refugio, otros brazos que te cobijen y otros labios que te besen, no te lo impediré, porque sé que no volverás.

Y puede que haya sido hasta más consciente escribiendo estas líneas de que eso puede ser una realidad, pero no he querido verlo hasta ahora…

 

 

Mi fortaleza

Mi fortaleza no es siempre infinita ni eterna. No siempre es máxima.

A veces se quiebra, se resquebraja y se rompe, aunque todos los días me repita a mí misma que hay que ser fuerte, no dudar, no caer, no lamentarme.

Pero no siempre esa armadura es de metal. Hay días que es una pared de cristal que se hace añicos.

Y entonces me debilito, las lágrimas asoman y se me nubla la vista. Quizás escribir sirve para echar la rabia fuera. Porque no me apetece mostrar mi debilidad a nadie, porque hay que ser fuerte.

mi fortaleza
Mi fortaleza (Internet)

¿Y si me lanzo?

He pensado, ¿y si me lanzo?

Si me lanzo y te digo que pienso en ti, si me lanzo a tu cuello para ponerte a mil, si me lanzo a hacerte el amor una y otra vez, si me lanzo a darte placer, si me lanzo a darte un beso

¿Y si me lanzo? Puedo ganar o puedo perder.

Puedo saber lo que piensas de mi, puedo sentir tu lengua en mi cuello y en mi cuerpo, puedo sentirte dentro de mi una y otra vez, puedo sentir tu humedad, puedo sentir tu boca sobre la mía, tu urgencia

Pero tengo claro que si no me lanzo, nunca sabré qué pasará…Y puede que merezca la pena averiguarlo

y si me lanzo
¿Y si me lanzo? (Internet)

 

Quizás no me creas…

Quizás no me creas si te digo que no te voy a fallar

Quizás no me creas si te digo que quiero conocerte

Quizás no me creas si te digo que quiero escuchar todo lo que te concierne, lo bueno y lo menos bueno…

Quizás no me creas si te digo que voy a curar tus heridas y a besar tus cicatrices

Quizás no me creas si te enumero cada cosa que me gusta de ti, y lo que me gustaría que fuera distinto…

quizás no me creas
Quizás no me creas… (Internet)

Quizás no me creas si te digo que cada día pienso en ti como quiero que lo hagas tú…

Quizás no me creas si te digo que te busqué durante mucho tiempo…

Quizás no me creas si te digo que estoy aquí para pasar mi tiempo contigo, para disfrutar de tus lugares y que lo hagas tú con los míos, para mostrarte todo lo que me ilusiona, emociona, me gusta y me hace estremecer…

Quizás no me creas si te digo que el amanecer contigo es placentero y el ocaso el momento día día preferido cuando estás conmigo…